19 diciembre 2006

REPOSICIÓN DE NOTA A PETICIÓN DE NUESTROS LECTORES

¿ESTÁ CERRADO EL ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN? ¿HASTA CUANDO?

(Nota publicada en este Blog el 28 de noviembre de 2006)

Juta Directiva

“Por obras que afectan al sistema de calefacción del archivo, se cierra temporalmente la sala de usuarios del centro hasta nuevo aviso. Disculpen las molestias que se puedan ocasionar.” Este escueto anuncio aparecía en la página web del Archivo General de la Administración el pasado día 21 de noviembre, firmado por el director de ese centro.
No es precisamente un dechado de claridad informativa, la perla en cuestión. No sabemos si la ambigüedad de la noticia responde a una incapacidad de transmisión clara de los mensajes o a una vergonzante confirmación de la realidad con la que se han enfrentado los usuarios del archivo a partir de esa fecha: el cierre del Archivo General de la Administración a toda actividad. Ni siquiera el omnipotente alcalde Gallardón osaría cerrar una línea de metro sin anunciarlo con varios días de anticipación y sin dar una fecha aproximada de reapertura. En el caso que nos ocupa, lo más grave es que ni siquiera se ha informado de la situación real; podría pensarse, por la lectura del anuncio, que los usuarios pueden seguir acudiendo a buscar datos catastrales, a ver la exposición sobre los Baroja, o a consultar documentos en una sala distinta de la de investigadores (sólo se indica que se cierra tal sala, pero no se dice nada del resto de dependencias de las que se podría pensar que continúan abiertas). Sólo acudiendo al centro se adquiere conocimiento del alcance real de la situación.
El Ministerio de Cultura debe hacer, urgentemente, una nota informativa aclaratoria y, por favor, que la haga de forma transparente y no semiclandestina o de tapadillo. En una línea de coherencia con la política anunciada de ruptura de barreras al acceso a los archivos (de la que sería ejemplo paradigmático el decreto de eliminación de la Tarjeta Nacional de Investigador) se debe explicar por qué se ha producido este cierre y cuanto tiempo va a durar; es inaceptable lo de “hasta nuevo aviso”, terminología absolutamente en desuso en una administración que trata de ser transparente; ya se podía haber indicado un cálculo aproximado del período de cierre: no da lo mismo una semana que tres meses, por poner un ejemplo (no nos atrevemos a pensar en años, aunque la falta de concreción no invita, precisamente, a despejar preocupaciones). Se han de explicar los imponderables que han hecho imposible continuar con el funcionamiento normal del centro y que, obviamente, responderán a algo más que a una reparación de la calefacción. Porque, si bien en los archivos estamos acostumbrados a convivir con las obras, de gran envergadura en muchos casos, y obligadas casi siempre para mantener en óptimas condiciones edificios que requieren de un mantenimiento continuo, salvo en muy contadas excepciones, esos trabajos no han dado lugar a la cancelación de los servicios públicos; es de resaltar que particular cuidado se ha puesto siempre en garantizar, a pesar de las obras, el acceso a los fondos y los servicios de atención a los usuarios.
Es una exigencia democrática (eso sí que sería romper barreras al acceso) que un centro con un volumen de usuarios como el que tiene el AGA y con unos fondos de la importancia de los conservados en Alcalá, abra sus puertas al público en un horario más amplio del que hasta ahora ha venido manteniendo. La Asociación de Archiveros Españoles en la Función Pública ya ha manifestado, en su texto en defensa de los archivos públicos, su demanda de que los archivos generales se doten de los medios humanos y materiales necesarios para que puedan abrir también en horario de tarde e, incluso, los sábados. Pero, si eso no es posible hasta que se hagan las modificaciones presupuestarias y de plantillas necesarias, cuya planificación es comprensible que lleve meses, que al menos no cierren sus instalaciones sin informar debidamente a los usuarios y sin dar una explicación aceptable de los motivos que han llevado a tal decisión.

1 comentario:

Archiveros Españoles en la Función Pública dijo...

Este era el comentario que el usuario anónimo hacía a nuestra nota el día 1 de diciembre:

Abren el lunes día 4 de diciembre... Aparece hoy en el portal del AGA. Por mí AEFP
se puede descontar algún punto en cuanto a fiabilidad, aunque no dudo que la
presión realizada por AEFP sirviese para forzar una apertura. Pero el hecho cierto
es que les han metido un gol.Si se acusa de oscurantismo –no creo que nadie lo
ponga en duda-, de “siniestros” o “misteriosos hasta el fastidio” al
Ministerio de Cultura, el mensaje anterior no me parece un ejemplo de claridad, toda
vez que está trufado de información inteligible sólo para algunos.No me parece
casual que el mismo día 30 de noviembre en el que sale el post al que respondo, en
Arxiforum se arremete, -si es que no leo mal entre líneas- contra el director del
AGA, no sé si merecidamente o no, pero el post de AEFP parece ir en la misma
línea, por ejemplo esa “incapacidad de transmisión clara de los mensajes”.
Encima, se emplean palabras de grueso calibre (“Sólo acudiendo al centro se
adquiere conocimiento del alcance real de la situación” o la posibilidad de que
el AGA estuviese cerrado, semanas, meses o incluso años…) que generan una alarma,
que por ahora se ve que es infundada. En definitiva, alguien echó aquí la lengua a
pacer, e incluso nos contagió a algunos, que quedamos igual de mal. Tengan más
cuidado con lo que dicen y cerciórense de que beben de fuentes fiables, por
favor.PS: Llama la atención que en este post, fechado el día 30, se aluda al
nonato decreto de supresión de la TNI, cuando el decreto que la suprime se publicó
el martes 28 de noviembre en el BOE... --
Posted by Anonymous to archiveros Españoles en la Función Pública at 12/01/2006
10:11:42 PM